DHL entrega de un paquete

Uno de los objetivos es lograr entregas más rápidas.

Deutsche Post DHL pondrá en marcha un plan de inversión de 137 millones de dólares para impulsar el mercado del e-commerce en Estados Unidos, tanto a nivel local como en lo referente a las operaciones transfronterizas.

El objetivo del grupo es potenciar el mercado B2C para envíos internacionales, que actualmente mueve 400.000 millones de dólares anuales. Los etailers estadounidenses ya han asumido que tienen un papel primordial en esta expansión, por lo que DHL ampliará sus capacidades para atender a los comercios que suelen vender productos en el extranjero.

Así, a través de sus divisiones ‘eCommerce‘ y ‘Supply Chain‘, desarrollarán una estrategia que permita mejorar sus centros para recepción y confección de pedidos en Los Ángeles, Columbus (Ohio) y Nueva Jersey. Entre sus planes, también se incluye abrir más centros de este tipo a lo largo de 2017.

Además, el operador ha inaugurado recientemente unas nuevas instalaciones en Chicago, en las que ha invertido 1,3 millones de dólares, para dar respuesta a la gran demanda originada por el aumento del e-commerce. También hace un año inauguró un centro de distribución en esta zona, en el que invirtió 35 millones.

Una de las claves del plan de DHL es que permite que las empresas tengan su inventario más cerca de los consumidores, con lo que se pueden conseguir entregas más rápidos.

Ocho nuevos centros

La inversión servirá para acelerar la expansión de las capacidades de lo centros del operador, poniendo en marcha ocho nuevas instalaciones y mejorando las actuales. También mejorarán los servicios tanto nacionales como internacionales, así como las entregas en el día.

Se espera que 1.000 millones de personas realicen compras ‘online‘ transfronterizas en el año 2020. Asimismo, las investigaciones demuestran que los consumidores están comprando cada vez más productos que no están disponibles o que son demasiado caros en sus países de origen.

En este sentido, Estados Unidos es el país con más pedidos, ya que los compradores valoran en gran medida el hecho de que los productos estén fabricados allí. Cabe destacar que en los próximos años se producirá un aumento de la capacidad de compra en la región de Asia-Pacífico, lo que supondrá el 48% del total de las operaciones realizadas.