La compañía de paquetería alemana DHL ha anunciado una fuerte inversión en el mercado europeo de comercio electrónico a través de la expansión de su red de puntos de entrega. Así, a finales de este año, la empresa logística espera abrir 20.000 nuevas tiendas de paquetería en Alemania, alcanzando un total de 50.000 puntos de entrega en todo el país, además del desarrollo de su red Packstation y de la evolución del concepto de “parcel boxes” para el envío a domicilio. 

La estrategia de la compañía se basa en desarrollar una infraestructura que responda al crecimiento de la venta online y, así, mantenerse por delante de sus competidores, ya que las previsiones que baraja es que el e-commerce crecerá desde un 10% del mercado total de venta hasta un 20% en los próximos diez años.  

Con el fin de captar esta actividad, DHL no solo se ha centrado en crear alianzas con minoristas que venden a través de Internet, sino también de las capacidades físicas de última milla.

El negocio de Deutsche Post DHL, en este área es importante, ya que cuenta con unos ingresos de crecimiento del 10,5% anual desde 2009, y ahora representa el 25% de los ingresos en el negocio electrónico. Sin embargo, estas cifras son inferiores si se compara con el 50% de los ingresos registrados por Royal Mail en el Reino Unido.

La compañía apuesta por este sector y por ello invertirá 750 millones de euros en los negocios del e-commerce, durante los próximos dos años. Esta inversión también muestra que las barreras de entrada en la logística del comercio electrónico son sustanciales y podrían representar una oportunidad considerable para los proveedores de correo nacionales que cuentan con una gran cartera de propiedades heredadas.

Por otra parte, también pueden representar una amenaza a Amazon cuya estrategia ha girado en torno a la infraestructura logística, pero aún no ha invertido en la capacidad para la entrega final.