A pesar de haberlo dado por muerto, el wearable de Google está de vuelta, esta vez con un enfoque bastante diferente. Si en el mercado minorista no acabó de calar, Google ha rediseñado sus Glass para ser usadas en el trabajo, en una nueva versión totalmente enfocada al mundo empresarial, con disponibilidad de software específico enfocado a la productividad.

Con una cámara de mayor resolución, mayor autonomía, mejor procesador y conectividad tanto WiFi como Bluetooth, esta versión, denominada Google Glass Enterprise, está pensada para un uso puramente profesional.

Para poder ser usada en cualquier tipo de entorno, se ha includo un módulo de vidrio independiente a los marcos de las gafas, de tal forma que puedan ser usadas en cualquier tipo de monturas, incluso gafas de seguridad industriales.

Entre sus funcionalidades más destacadas están la capacidad de hacer streamings tanto de audio como de vídeo en directo, administrar protocolos de trabajo, lector de códigos de barras, QR y OCR y alertas geolocalizadas.

Esta versión empresarial no contará con acceso a las aplicaciones de Google Play, si no que dispondrá de aplicaciones certificadas por distribuidores autorizados por Google, enfocadas en la productividad y el aumento de la eficiencia, como Streye, Ubimax y UP Skill.

Primeros tests en real

Son varias las empresas que ya se han lanzado a probarlas, de sectores tan diversos como la medicina, la fabricación de maquinaria agrícola o la logística. Este último es el caso de DHL.

El operador, que ha sido pionero en el uso de este wearable en el sector, lo integró en su cadena de suministro, donde los operarios de almacén que las llevaban veían información de donde colocar cada artículo, lo que incrementó la eficiencia de los trabajadores y redujo la tasa de error.