En respuesta a la demanda de sus clientes, DHL Global Forwarding ha lanzado dos nuevas conexiones entre Alemania y China a finales de mayo. Una de ellas prestará servicio desde la terminal KTL para la empresa química Basf, en Ludwigshafen, facilitando el envío de sus productos a través de Polonia, Bielorrusia, Rusia y Kazajistán, hasta Xi’an, en China.

La segunda es una línea exprés entre la ciudad alemana de Neuss y Xi’an a través de Kaliningrado, que permite reducir el tiempo de tránsito en 12 días. Con estas dos conexiones, la red del operador sigue expandiéndose y proporcionando a los clientes tiempos de tránsito más rápidos con Asia, tanto para envíos de carga completa como de grupaje.

El completo catálogo de rutas entre Europa y China que ofrece actualmente refleja la creciente demanda de servicios para importación que permitan las entregas rápidas en los países asiáticos, complementando las existentes entre Xi’an y Chengdu con Europa.

En los últimos años, se ha observado un aumento de la demanda de servicios hacia y desde China. La rentabilidad, la reducción de los tiempos de tránsito y la disminución de las emisiones de CO2 en comparación con otros modos de transporte hace del ferrocarril una alternativa muy atractiva para estos envíos.

En este caso, los trenes son cargados con mercancías de toda Europa y recorren más de 9.400 kilómetros hasta el hub de Xi’an, desde donde se distribuye la mercancía por China y los países cercanos, como Corea del Sur, Japón o Vietnam.

Además, estas nuevas rutas permiten reducir los tiempos de tránsito para los clientes no sólo de Alemania, sino también del Benelux, Francia, España, Portugal y Reino Unido.