DHL optimiza su cadena de suministro con la filosofía lean

El modelo de protocolos desplegados por DHL Supply Chain España para disminuir al máximo la siniestralidad laboral en el centro de operaciones logísticas de Kellogg se inició en 2010 y se basa en tres pilares fundamentales: formación, concienciación y motivación de la plantilla. Un modelo que se inicia ya durante el proceso de selección de los trabajadores y que incluye diversas vías de comunicación proactiva con los empleados.

Según comenta Anabel Huelmo, directora de cuenta en DHL Supply Chain España, “la formación de la plantilla y una información continuada y de calidad son claves para lograr un índice mínimo de accidentes o, como en este caso, lograr la siniestralidad laboral 0. Tanto Kellogg como DHL trabajamos para inculcar una cultura preventiva a los trabajadores del centro mediante un plan conjunto de trabajo.”

Algunas de las iniciativas del modelo de DHL son, entre otras, la celebración de sesiones informativas en profundidad sobre riesgos y medidas preventivas, la formación específica en temas clave como seguridad alimentariaprotocolo de normas de circulación dentro en el centro logístico, o inspecciones de seguridad periódicas.

Además, DHL Supply Chain puede predecir riesgos potenciales y hacer un seguimiento exhaustivo del plan global de seguridad. Se añaden también en el plan de trabajo global hacia un entorno laboral seguro cursos específicos sobre cómo prevenir enfermedades cardiovasculares o problemas de espalda, etc.

Entre las herramientas que utilizan en el centro del Valls, en Tarragona, se realiza un análisis pormenorizado cuando se ha producido un accidente o incidente, para dilucidar el por qué de lo ocurrido, o un «contador de días sin accidentes».

El centro logístico gestionado por DHL Supply Chain España para Kellogg, situado a 750 metros de su fábrica en el Polígono Industrial del Valls, está operativo desde marzo de 2000. En él, una plantilla de  75 personas gestiona una superficie logística y de almacén de 26.000 m², más de 28.500 palets, y la entrada y salida diaria de unos 50 camiones.

El producto final se distribuye desde allí a toda la Península ibérica y se exporta a Francia, Italia, Benelux, Alemania, Grecia y Chipre, entre otros países.