Diez razones por las que se debe invertir en resilienciaestudio elaborado por DHL, se puede descargar en este enlace(disponible en formato pdf, en inglés, de 13 páginas, 1,2 Mb).

Todas las compañías están expuesta a sufrir algún tipo de riesgo en sus cadenas de suministro, puesto que supone una parte inevitable en los negocios del siglo XXI. Los riesgos pueden ser desastres naturales, como terremotos o nubes de ceniza, o pueden ser acontecimientos comunes como un corte en el suministro de energía, un fallo informático o un fallo en el suministro de servicios que hayan sido externalizados.

Según DHL, lo que queda claro es que se puede producir una interrupción en cualquier punto a lo largo de una cadena de suministro y por una variedad de razones, por lo que las cadenas de suministro más eficaces serán aquellas que sean más resilientes.

Para ayudar a explicar los tipos de riesgos a los que están expuestas las cadenas de suministro y poner de relieve por qué se debe acometer una inversión en mejora la resiliencia de la cadena, DHL ha elaborado un documento que lleva por título ‘Diez razones por las que se debe invertir en resiliencia’.

En 2014, también ha puesto en marcha un servicio en la nube para la gestión de riesgos llamado Resilient 360, con el que ofrece a las empresas una visión general de sus cadenas de suministro, de extremo a extremo.

A través la evaluación de riesgos y del monitoreo de incidentes, Resilient 360 ha sido diseñado para reducir los costes de las emergencia de los clientes, mantener los niveles de servicio, salir de la curva de riesgos y crear una ventaja competitiva.

Diez razones para apostar por la resiliencia

1. Prevenir la pérdida de carga y de inventario. Saber en qué parte para mitigar los riesgos.
2. Evitar los fallos en el proveedor. Fortalecer la gestión del proveedor para reducir el impacto de los factores externos.
3. Reducir la carga premium. Reorganizar las rutas a tiempo en lugar de agilizar los envíos.
4. Reducir el impacto sobre el stock. Considerar los riesgos mientras a la hora de revisar la política sobre impactos en el stock.
5. Evitar los apagones. Prepararse con antelación para mitigar las pérdidas que no se puedan recuperar en caso de producirse un apagón.
6. Evitar las pérdidas. La resiliencia ayuda a dar visbilidad a toda la red y a generar alertas rápidamente.
7. Cumplir y seguir las normativas. Demostrar transparencia en las operaciones, eficiencia y ser consecuente.
8. Considerar aspectos como la salud, la seguridad y el medio ambiente. Aumentar la seguridad de los empleados y cumplir con los objetivos de responsabilidad social de la compañía.
9. Mantener el volumen de pedido y la fidelidad del cliente. Mejorar la recuperación de las ventas tras las posibles interrupciones en el servicio.
10. Impedir la pérdida de la reputación. Crear una relación de confianza con los accionistas durante las crisis.