En un mundo globalizado las fronteras se convierten en cuellos de botella para el tráfico de mercancías, una situación que dificulta el trabajo de los operadores logísticos y de transporte y que pone en riesgo cadenas de suministro cada vez más complejas.

Sin embargo, la tecnología es un instrumento que puede ayudar a descongestionar los puestos fronterizos, así como a aligerar las trabas burocráticas existentes para pasar de un país a otro.

Así pues, la IRU (International Road Union) y Unece (Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa) han suscrito un acuerdo para potenciar la digitalización de los procedimientos aduaneros de los transporte internacionales sometidos al régimen TIR.

Gracias a este acuerdo se creará una plataforma internacional para el intercambio seguro de información sobre los transportes TIR entre diferentes administraciones aduaneras, con el fin de impulsar el comercio internacional a través de un sistema informático más seguro y eficiente.

El acuerdo recoge, así mismo, una aportación de 1,5 millones de dólares, 1,3 millones de euros al cambio, por parte de la IRU para los próximos cinco años, así como un programa de colaboración público-privada para extender el uso de esta plataforma informática de intercambio de información, de acuerdo con una planificación detallada para los próximos años.

Para 2018 se han fijado los objetivos de trasladar el plan a las autoridades aduaneras interesadas, realizar proyectos piloto e iniciar un sistema de intercambio de bases de datos entre la IRU y Unece.

Esta plataforma ya se ha probado con éxito entre 2015 y 2017 en los transportes internacionales realizados en régimen TIR entre Georgia y Turquía, así como entre este último país e Irán.