La crisis sanitaria está generando una gran cascada de efectos que habrán de desembocar en un nuevo escenario de mercado con nuevas características.

En este sentido, Salesforce estima en un reciente estudio que los consumidores podrían empezar a poner la percepción de seguridad de la salud por encima de otros aspectos de gran importancia hasta hace unos mesez, como el precio, la ubicación, la atención al cliente y la variedad de surtido.

La pandemia ha demostrado a los retailers que deben ser totalmente estrictos en el cumplimiento de las normas de salud e higiene, una vertiente que se coloca como una prioridad absoluta de sus estrategias.

En este marco, en el que los clientes quieren moverse en entornos seguros para su salud, se inserta el crecimiento que está viviendo el comercio electrónico, que se ve con un canal accesible y con garantías sanitarias.

Esta tendencia hará que el retail potencie su digitalización con una orientación omnicanal, en un nuevo escenario mucho más complicado, en el que aumentarán las alianzas entre fabricantes, marcas, proveedores de servicios tecnológicos y retailers.

Así mismo, en un marco tan inestable ya no tienen sentido las estrategias a largo plazo, mientras que prevalecen las decisiones rápidas y ágiles en sus decisiones, aprovechando el método de ensayo y error para deterctar posibles errores y hacer cambios en la estrategia.

Para poder afrontar el reto que propone este nuevo tiempo, la tecnología se convierte en un aliado para el retail, ya que permite articular una experiencia omnicanal y adaptarse rápidamente a los cambios de comportamiento del consumidor, al tiempo que acelera la digitalización para hacer desaparecer las barreras entre la tienda física y el online, ofreciendo una experiencia consistente y personalizada a través de todos los canales.