Transporte por carretera en España

Las bolsas de carga y camiones ofrecen ventajas económicas y ecológicas para proveedores de transporte y contratantes, aunque pueden plantear riesgos para ofertantes y usuarios. Estos han sido debatidos, por los 170 miembros procedentes de 74 países que componen la IRU, en el marco del Consejo de transporte de mercancías (CTM), celebrado a principios de noviembre en Ginebra.

TimoCom ha respaldado las recomendaciones de la Unión Internacional de Transportes por Carretera (IRU), ofreciendo una visión detallada de las directrices propuestas, para facilitar el uso eficaz de las bolsas de carga en el sector del transporte.

Negocios más transparentes

El análisis de la Unión Internacional de Transportes, ha puesto de manifiesto el uso creciente de las bolsas de carga como medio para reducir los viajes en vacío y aprovechar al máximo toda la capacidad de los camiones.

De este modo, las plataformas en línea de este tipo, facilitan el día a día del sector, contribuyen a reducir costes y aumentan la facturación.

No obstante, el sector del transporte también se caracteriza por una fuerte competencia, que no permite a a las empresas tener suficientes reservas financieras. Para que las «ovejas negras», los intentos de fraude o incluso la delincuencia organizada, no tengan cabida en el sector, todos los actores deben aportar medidas de protección ante documentos falsos o inválidos, impagos o robo de mercancías.

Control, mejor que confianza

TimoCom, durante la reunión de Ginebra, ha presentado el sistema de seguridad multinivel de la compañía, con requisitos de seguridad estrictos.

Entre algunas medidas, destaca la constante y detallada verificación de todos los clientes y documentos empresariales antes de utilizar el acceso a la plataforma, un servicio de asesoramiento jurídico competente en casos problemáticos y un sofisticado sistema de IT con acceso de seguridad.

El primer paso, según TimoCom, para garantizar un uso seguro de las bolsas de carga, está en la aprobación y publicación de las directrices, y posteriormente, asegurarse de que las recomendaciones se cumplan.