La nueva guía trata aspectos como navegación, ingeniería naval, centros de control remoto y comunicaciones.

La nueva guía trata aspectos como navegación, ingeniería naval, centros de control remoto y comunicaciones.

Un nuevo conjunto de funciones tales como sensores, conectividad, análisis y control en tecnologías marítimas está sentando las bases para realizar operaciones remotas y autónomas en transporte marítimo. El aumento de la automatización tiene un gran potencial a la hora de mejorar la seguridad, eficiencia y el impacto ambiental.

Para lograr ese potencial, la industria necesita un conjunto potente de bases que permita que los nuevos sistemas lleguen al mercado y garantice que estas tecnologías se implementan de manera segura.

Por eso, la nueva guía que ha lanzado DNV cubre nuevos conceptos operacionales que no encajan dentro de las regulaciones existentes y tecnologías que controlan funciones que normalmente las realizarían personas.

En términos operativos, ayuda a los que les gustaría implementar nuevos conceptos en un proceso para obtener la aprobación con los requisitos de diseño alternativo por el estado del pabellón. Para las nuevas tecnologías, los proveedores pueden usar la guía para obtener una aprobación inicial.

La guía trata aspectos como navegación, ingeniería naval, centros de control remoto y comunicaciones. Además, hace hincapié en dos áreas clave que surgen de la fiabilidad de los conceptos autónomo y remoto en software y sistemas de comunicaciones: ciberseguridad y pruebas de software.

Tanto el proceso de calificación del concepto como el proceso de calificación tecnológica incluyen aspectos de ciberseguridad en el análisis de riesgos.