Imagen de la colisión del petrolero y del granelero

Imagen de la colisión del petrolero y del granelero.

Un carguero de Hong Kong, que transportaba 64.000 toneladas de cereal estadounidense, y un petrolero iraní con bandera de Panamá, cargado con 136.000 toneladas de petróleo condensado, han colisionado el pasado sábado a unos 250 kilómetros de la costa de China, a la altura de la ciudad de Shanghái.

El carguero, de 225 metros de eslora, ha sufrido daños estructurales que no comprometen su seguridad, pero la colisión ha provocado la explosión y el posterior incendio del petrolero de 274 metros de eslora, en el que han desaparecido 32 tripulantes.

Por la noche, las autoridades chinas todavía no habían informado de las causas del accidente, ni de la magnitud del vertido de petróleo, cuya existencia sí confirmaron.

Imágenes captadas en vídeo mostraban el petrolero en llamas, pero los equipos de salvamento tienen pocas esperanzas de encontrar con vida a los tripulantes del petrolero. En cambio, rescataron sin problemas a las 21 personas que iban a bordo del carguero.

La carga del buque equivaldría a un millón de barriles de petróleo, que tenían como destino Corea del Sur. El otro barco siniestrado transportaba 64.000 toneladas de grano de Estados Unidos con destino a la provincia china de Cantón.

Barcos de limpieza ya han sido desplazados a la zona para minimizar los efectos del vertido cuanto sea posible. Seúl también ha decidido apoyar las operaciones de rescate con el despliegue de un buque guardacostas y un avión.

El acccidente podría dificultar el funcionamiento del puerto de Shanghái y provocar problemas en la cadena de suministro de las multinacionales que tienen operaciones en las provincias de Zhejiang y Jiangsu.