Las paletas propiedad de CHEP están marcadas con inequívocas señas de identidad

Recientemente los Tribunales de Sevilla y Barcelona han condenado a varias personas por el tráfico ilegal de palets. Las penas impuestas oscilan entre cuatro y ocho meses de prisión junto con indemnizaciones de más de 13.000 euros. 

Chep, propietario de los palets sustraídos, presentó numerosas pruebas e informes que acreditaban la existencia de un delito de hurto cometido por un transportista en un gran centro de distribución de Barcelona. De la misma forma el Juzgado de lo Penal de Sevilla ha condenado a dos individuos en calidad de administradores de un distribuidor mayorista, por un delito de apropiación indebida. 

Estos hechos pudieron ser advertidos gracias a la colaboración que Chep mantiene con las cadenas de distribución y por los recursos de investigación dedicados a lucha contra el fraude. Estas sentencias sientan nuevos precedentes que subrayan la tendencia judicial europea de no dejar impunes a quienes se ven involucrados en este tipo de actuaciones. 

La utilización ilegal de palets de pool supone un importante problema dentro de la cadena de suministro europea. Estos palets son gestionados por sus propietarios, que los alquilan a fabricantes, que los utilizan para enviar sus productos a lo largo de la cadena de suministro hasta la distribución comercial.

Por este motivo, Chep, empresa dedicada a servicios de alquiler de palets y contenedores en régimen de pool, persigue a las organizaciones que sustraen estos equipos para lucrarse ilegalmente traficando con ellos, denunciando los casos ante los Tribunales de Justicia.