Nuevos límites de la OMI a las emisiones de azufre en el transporte maritimo

Se calcula que los precios de los combustibles bajos en azufre serán un 50% más elevados que los actuales.

Los cargadores cada vez se muestran más preocupados por los recargos al combustible que están implementando las navieras para adaptarse al aumento de precios que supondrá para ellos cumplir con los nuevos límites de azufre de la OMI, que afectarán a unos 5.200 portacontenedores.

Por ello, la consultora Drewry ha desarrollado una calculadora del impacto en los costes de la nueva normativa, basándose en las cifras que maneja el mercado, los cargos BAF que ya se conocen y las diferencias en los costes del combustible.

El margen para adaptarse a la regulación de la OMI es cada vez menor, ya que los nuevos límites entrarán en vigor en enero de 2020. Sin embargo, más de la mitad de los cargadores y transitarios consideran que la aplicación de estos recargos no está siendo justa ni transparente.

De hecho, un 54% asegura que están poco o nada preparados para enfrentarse a este nuevo escenario de costes, por lo que reclaman más información y los cambios necesarios en los términos contractuales. La nueva calculadora del impacto de costes soluciona estas preocupaciones a través de diversos servicios de verificación, que se suman a los que ya ofrecían.

En principio, se calcula que los precios de los combustibles marinos bajos en azufre serán un 50% más elevados que los actuales en la mayoría de zonas, pero Drewry se ha puesto en el peor escenario posible, que supondría un incremento de entre el 55% y el 60%.