La Comisión Europea busca cómo reducir la emisión de gases efecto invernadero en el transporte marítimo

La adopción del Protocolo de 2010 por parte de los Estados Miembros podría servir de inspiración a otros países.

Los armadores europeos han celebrado la adopción de las recomendaciones del Protocolo de 2010 sobre el Convenio Internacional de 1996 de responsabilidad e indemnización por daños en el transporte marítimo de sustancias nocivas y peligrosas.

El Parlamento Europeo ha aprobado en su última sesión plenaria estas sugerencias, con lo que se da el visto bueno a las decisiones del Consejo que autorizan que los Estados Miembros puedan ratificar el protocolo de 2010.

En concreto, el Convenio establece un régimen general que incluye los daños causados por la contaminación de la sustancias peligrosas o nocivas transportadas por vía marítima. Esto resulta especialmente importante, teniendo en cuenta que el transporte de este tipo de productos está aumentando.

Desde la Asociación Europea de Navieros, Ecsa en sus siglas en inglés, han mostrado su apoyo al Convenio y han declarado que la decisión tomada por el Parlamento Europeo supone dar un «paso más hacia la clausura del proceso legislativo de la UE».

No obstante, también urgen a los Estados Miembros a llevar a cabo los procedimientos necesarios para adoptar el Protocolo de 2010 «cuanto antes», ya que podría servir de inspiración a otros países.