marinero

Desde Ecsa y ETF solicitan que la Comisión Europea revise las directrices de acuerdo a las modificaciones realizadas en 2014.

La Asociación Europea de Navieros, Ecsa, y la Federación Europea de los Trabajadores del Transporte, ETF, han solicitado a la Comisión Europea un mejora de las directrices del acuerdo sobre el derecho de los marineros para acceder a unas buenas condiciones de trabajo.

Esta dirección, adoptada en 2009, refleja el Convenio sobre el Trabajo Marítimo de la Organización Mundial de Trabajo, un pacto internacional que establecer los requisitos mínimos para las condiciones de trabajo de los trabajadores del sector.

Ahora, desde Ecsa y ETF solicitan que la Comisión Europea revise las directrices de acuerdo a las modificaciones realizadas en 2014. En 2014, la OIT había adoptado una serie de medidas que introducen nuevas disposiciones para garantizar el bienestar de los trabajadores del sector, y con esta solicitud esperan asegurarse de que estas nuevas disposiciones también están incluidas en la legislación europea.

Estas directrices recogen los requisitos mínimos para las condiciones de la vida laboral de los marineros, incluyendo las prácticas de contratación y colocación, las condiciones de empleo, las horas de trabajo y descanso, la repatriación, las vacaciones anuales o el pago de los salarios, así como los servicios sociales en tierra, la protección social y la seguridad y salud en el trabajo, entre otros.

En este contexto, las nuevas enmiendas incluyen la obligatoriedad de la seguridad financiera por la que los armadores deben cubrir los gastos de mantenimiento y repatriación de los trabajadores del sector.

Asimismo, las modificaciones amplían las responsabilidades vigentes de los armadores en caso de lesión o defunción de los marineros, a fin de garantizar que al remuneración contractual sea pagada íntegra y sin demora al trabajador o a su representante.

Desde ambas asociaciones, solicitan a los estados miembros de la Unión Europea a aplicar estas modificaciones lo antes posible, siendo el límite que proponen para implantar estas modificaciones el 18 de enero de 2017, fecha en la que las nuevas directrices entrarán en vigor.