Las ventas de la distribución alimentaria repuntan en 2015.

El 82% de las empresas encuestadas también realiza acciones de concienciación y sensibilización sobre el desperdicio de alimentos.

La Asociación de Empresas del Gran Consumo, Aecoc, ha revelado, en una encuesta realizada recientemente dentro del marco de su proyecto ‘La alimentación no tiene desperdicio, aprovéchala’, que el 100% de las principales empresas de distribución de alimentos tienen acuerdos con bancos de alimentos para donar sus excedentes alimentarios aptos para consumo humano.

Adicionalmente, más del 53% colabora de forma regular con comedores sociales o entidades locales cercanas a los puntos de venta lo que les permite poder redistribuir alimentos perecederos con las máximas garantías de calidad y seguridad alimentaria. Por detras de los bancos de alimentos, las organizaciones con las que más colaboran las empresas son Cáritas, un 53,33%, y Cruz Roja, un 40%.

Asimismo, el 82% de las empresas distribuidoras encuestadas reconoce tener algún sistema de rebaja progresiva de los precios como método para dar salida a los productos perecederos cuando sus fechas se acercan a la caducidad, si bien esta fórmula no se aplica a todos los productos.

Por ello, algunas empresas realizan las rebajas solo en artículos de cuarta gama, como ensaladas y verduras preparadas, mientras que otras crean espacios específicos en los que ubican los productos en oferta, que pueden tener un descuento del 40%.

Por otro lado, un 82% de los encuestados indicó que realiza algún tipo de acción para sensibilizar y concienciar a los empleados de la importancia de hacer un uso responsable y aprovechar los alimentos. Concretamente, el 71% de los distribuidores lleva a cabo iniciativas de formación, reuniones informativas o boletines internos. Además, el 43% traslada esta información a sus clientes a través de su página web, memoria corporativa, folletos o revistas.

El objetivo de estas medidas es poner freno al desperdicio de alimentos, un problema con impacto social, medioambiental y económico que se da en todos los eslabones de la cadena de valor. Las empresas encuestadas, que formaban parte del proyecto coordinado por Aecoc ‘La alimentación no tiene desperdicio, aprovéchala’, han sido Alcampo, Ahorramás, Bonpreu, Caprabo, Carrefour, Condis, Consum, Covirán, Dia, Froiz, El Corte Inglés, Eroski, Lidl, Llobet, Maskom, Mercadona y Vego.