El transporte mundial de contenedores ha venido concentrándose durante los últimos años en manos de los principales operadores marítimos, que han visto crecer su cuota de mercado ya sea con la absorción de navieras de menor tamaño o con la desaparición de estas últimas.

Ahora, de aprobarse finalmente los acuerdos por los que CMA-CGM comprará la naviera NOL y las navieras Cosco y CSCL se fusionaran, el 55% de los contenedores que se transportan en el mundo por vía marítima estaría en manos de cinco navieras, según datos de la consultora Drewry.

Actualmente, el ‘Top 5’ de navieras, Maersk, MSC, CMA-CGM, Hapag-Lloyd y Evergreen, alcanza una cuota de mercado del 48%. En 2005, la cuota de los cinco mayores operadores era del 37%.

En el nuevo cuadro, la fusión CSCL-Cosco se ubicaría en cuarto lugar, mientras que la actuación de CMA-CGM la reforzaría en tercera posición en lo que a capacidad se refiere. De hecho, en términos de mercancía transportada, la naviera francesa se situaría ya por encima de MSC si contará con la división de contenedores de NOL.

¿Cambios en el mercado?

En términos globales, desde la consultora aseguran que esta concentración «no hará nada» para mejorar la rentabilidad de la industria en el mediano plazo, ya que los buques «simplemente cambiarán de manos», manteniendo el sector su exceso de oferta actual.

No obstante, en lo que respecta a las alianzas, aún está por ver como afectará la llegada del nuevo operador asiático, puesto que podría situarse tanto en la unión ‘Ocean Three’, en la que está integrada CSCL, o en la Alianza CKYHE, a la que pertenece Cosco.

DREWRY capacidad de los grandes operadores una vez se cierren las nuevas alianzas

Del mismo modo, aunque CMA-CGM mantendrá previsiblemente a la naviera APL como una división independiente, la naviera francesa pretende trasladar la línea de NOL desde la Alianza G6 a la ‘Ocean Three’, donde CMA-CGM comparte buques y servicios.

Sin embargo, según los acuerdos de la Alianza G6, el operador francés deberá avisar con seis meses de antelación antes del traslado, por lo que es posible que los servicios conjuntos de la G6 permanezcan intactos hasta finales de 2016, al menos que las partes lleguen a un acuerdo que suprima este requisito.

Tendencia o casos aislados

Por otro lado, los expertos de la consultora también se han preguntado si estos dos últimos movimientos en el mercado suponen un nuevo periodo de alianzas y compras similar al experimentado al de 2005 o si, por el contrario, se establecen como dos hechos aislados que no marcarán tendencia.

Teniendo en cuenta el precio que CMA-CGM ha pagado por la división de NOL, es bastante probable que no se avecine una nueva temporada de fusiones. La naviera francesa ha obtenido buenos resultados con la adquisición, y los accionistas de APL se han encontrado con una oferta que supera en un 49% la cotización actual en Bolsa.

No obstante, aunque los accionistas de NOL «pueden estar satisfechos» al desprenderse de una naviera deficitaria, lo cierto es que la naviera francesa pagará un importe inferior del que alcanza en realidad APL, por lo que desde Drewry no esperan que navieras del mismo tamaño se pongan en venta si no acumulan años de números rojos.