ITV para camiones

El 89,7% de los conductores españoles está a favor de mantener el actual sistema de Inspección Técnica de Vehículos, ITV, el 21,7% se mostró a favor de hacer algunos retoques, y únicamente el 7% optó por llevar a cabo cambios en profundidad.

Así lo recoge el estudio ‘Valoración de los servicios y actitudes hacia la ITV‘ encargado por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV). El estudio se ha llevado a cabo tras la propuesta del Gobierno que permitiría que grandes grupos comercializadores o reparadores de vehículos instalen y gestionen sus propios centros de inspección.

La valoración que hacen los usuarios de las ITV, según el texto, es elevada. Entre las posibles mejoras propuestas destacan factores como el precio, el tiempo empleado en pasar la inspección del vehículo y la localización de los centros.

El documento indica que los conductores españoles han pasado una media de ocho veces la ITV a sus vehículos, que tienen una antigüedad media de 10 años. El 78% de los clientes asegura que escoge el centro por su cercanía y más de la mitad de ellos (55,7%) acude al taller antes para asegurarse que superará la ITV.

Entre los datos extraídos de este estudio destaca que el 84,4% de las personas encuestadas opina que debe existir un servicio público de inspección de los vehículos por aspectos de seguridad, mientras que el 77,6% cree que las estaciones de ITV deben revisar los coches, pero no deben poder arreglarlos, «ya que no sería independientes».

Contra la independencia del sector

El secretario general de la organización, Luis Rivas, explicó que este estudio se ha llevado a cabo ante la propuesta del Gobierno que permitiría que grandes grupos comercializadores o reparadores de vehículos instalen y gestionen sus propios centros de inspección.

Rivas indicó que el actual sistema para la prestación de este servicio «es una función pública y soberana» y, como tal, mantiene la fiabilidad y la calidad de las inspecciones y destacó que no existe un conflicto de intereses en los actuales prestadores.

«El hecho de que el Estado pudiera autorizar que sectores relacionados con el transporte de personas, la reparación, la venta o el aseguramiento de vehículos, pudieran establecer y gestionar centros de ITV, atenta gravemente contra la independencia de este servicio de inspección exige, y, por lo tanto, contra la seguridad vial«, añadió.

En este sentido, Rivas aseguró que se han reunido con el secretario general de Industria, Luis Valero, para debatir sobre la propuesta del Gobierno y aseguró que éste mostró su preocupación por la eliminación de incompatibilidades prevista. Además, aseguró que la mayor parte de las comunidades autónomas no apoyan dicha iniciativa.