Vista aerea de la plataforma en el 1933, con el Nuevo Edifico Terminal

El 15 de mayo de 1933 tomaba tierra en el aeropuerto de Madrid un trimotor Fokker VII/3M con el que Madrid-Barajas se abría por vez primera al tráfico civil comercial.

El «Aeropuerto Nacional de Madrid», como antiguamente se conocía, se construyó para suplir a los aeródromos de Alcalá, Carabanchel y Getafe, y aunque la inauguración oficial se realizó el 30 de abril de 1931, las operaciones comerciales regulares aún tardaron dos años en comenzar.

Las edificaciones ya construidas y las terminadas ese año permitieron que la compañía estatal Líneas Aéreas Postales Españolas, LAPE, desarrollada por el gobierno republicano y una vez recibido el material incautado a la nacionalizada CLASSA, pudiera trasladarse definitivamente desde el aeródromo de Getafe al aeropuerto de Barajas.

Las primeras líneas regulares desde Barajas de LAPE, compañía que más tarde se convertiría en Iberia, tendrían por destino Barcelona y Sevilla. Las tarifas de esos vuelos, aprobadas en diciembre de 1932, eran de 150 pesetas para el billete de Madrid a Barcelona y de 125 pesetas para los Madrid-Sevilla. Además, para las mercancías y el exceso de equipaje la tarifa era de 1,50 pts./kg a Barcelona y 1 pta./kg a Sevilla, en los Fokker VII/3M con capacidad para sólo ocho pasajeros y dos tripulantes.

En 1933 se operaron 378 vuelos

En aquel año 1933 se operaron 378 vuelos que transportaron a 2.873 pasajeros en un aeropuerto que aunque no contaba con un edificio terminal ni pistas asfaltadas, ya tenía un hangar de 90×30 metros, un edificio para prueba de motores y el mando, instalación enterrada de tres depósitos de gasolina de 100.000 litros cada uno y otro para aceite, edificio central eléctrica, chalet y hangar de la CEA, y accesos por la carretera general de Madrid a Francia y por la carretera de Canillejas-Barajas a Paracuellos del Jarama.

Ahora, tras 80 años durante los que han pasado más de 990 millones de pasajeros en casi 10,65 millones de vuelos, el aeropuerto de Madrid-Barajas se ha convertido en uno de los principales del mundo por tráfico de pasajeros y de aeronaves y da servicio a más de 45 millones de viajeros cada año. Hoy, cerca de 80 compañías aéreas vuelan regularmente a 179 destinos en 65 países de cuatro continentes desde Madrid-Barajas.