El sector de transporte y la logística frigorífica, representado por Aldefe, ha tenido un papel fundamental durante la pandemia del Covid-19, pues el perfecto funcionamiento de almacenes y vehículos ha permitido garantizar la calidad y el abastecimiento de los alimentos desde que se produjera el confinamiento.

Cada día, se mueven y almacenan millones de toneladas de alimentos y productos perecederos, ya sean productos farmacéuticos, flores y plantas, cosméticos o materiales de precisión para las telecomunicaciones y aeronáutica. Hay frigoríficos en los puertos, en los mataderos, en los mercados de abastos y en la industria conservera.

Sin embargo, sus costes energéticos suponen el 40% de su cuenta de resultados, dado que la fiscalidad ligada a la energía es muy elevada y el sector está excluido por CNAE de las ayudas a la bonificación del Impuesto Eléctricos.

Además, no puede acceder a ayudas a la eficiencia de forma directa porque el Gobierno no lo considera como ‘industria’, tal y como han denunciado el presidente de Aldefe, Julián Corriá, en la última Asamblea General.

En este sentido, denuncian que en lo referido a los Impuestos Especiales, no se aplique la bonificación del Impuesto Eléctrico para frigoríficos de servicio público, y reclaman que el cobro del Impuesto sobre Actividades Económicas se realice por cámaras y no por metros cúbicos totales.

Intrusismo

Por otro lado, desde la Asociación se han referido a los problemas de intrusismo que están sufriendo por parte de almacenes privados que «ofrecen servicios a precios irrisorios, pero de baja calidad«. Se trata de instalaciones que no están certificadas ni reúnen las condiciones necesarias para garantizar la calidad al cliente, y que realizan competencia desleal.

Próximamente, se solicitará una entrevista con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para plantear estas demandas. A pesar de ello, las expectativas son positivas, puesto España se ha convertido en una potencia mundial agro-ganadera, lo que favorece la exportación de productos congelados.

No obstante, se han realizado nuevas inversiones en capacidad con motivo del aumento de las compras de cerdo por parte de China tras el brote de peste porcina en el país asiático, y este crecimiento descoordinado motivado por una situación coyuntural podría llevar a que hubiera capacidad de más en el futuro.