El ciberataque ‘Petya’ ha costado a Fedex 300 millones de dólares (250 millones de euros) en el primer trimestre de su año fiscal, que ha finalizado el 31 de agosto de 2017, y en el que también ha tenido una destacada influencia el huracán Harvey.

El ataque informático, que afectó en junio a TNT Express, ha tenido un fuerte impacto en sus ingresos y por tanto, en sus beneficios, según recoge el correspondiente informe de la multinacional, que aclara que la mayoría de servicios han sido restablecidos, así como sus sistemas operativos más importantes.

No obstante, aunque las unidades de negocio de ámbito doméstico y europeo se han recuperado más rápidamente, los ingresos de los envíos internacionales han sufrido un claro desajuste, debido a la complejidad de sus procesos de negocio y su sistema de liquidación.

En cualquier caso, el grupo ha obtenido un aumento del 4% en sus ingresos, que han llegado a los 15.300 millones de dólares (12.774 millones de euros), mientras que el resultado de explotación se ha reducido un 12% hasta los 1.100 millones de dólares (910 millones de euros) y los ingresos netos han caído un 17% hasta los 596 millones de dólares (497 millones de euros).

La división Express, en la que se encuentra TNT, ha logrado un aumento del 2% en los ingresos hasta los 8.600 millones de dólares (7.181 millones de euros), mientras que el resultado de explotación ha descendido un 29% hasta los 433 millones de dólares (361 millones de euros).

Expectativas de crecimiento

Actualmente, FedEx está centrado en restablecer ciertas soluciones específicas clave para los clientes para finales de septiembre, a tiempo para la temporada alta. En este sentido, su intención es reemplazar los sistemas de Tecnologías de la Información, TI, de TNT Express por los de FedEx.

Respecto al futuro, desde el integrador confían en lograr un crecimiento de sus beneficios a largo plazo, para lo que tratarán de mejorar los ingresos del segmento Express, pasando de los 1.200 millones de dólares (1.002 millones de euros) actuales a los 1.500 millones en 2020 (1.252 millones de euros).

El ciberataque les ha obligado rebajar sus expectativas respecto a 2018, pero afirman que mantendrán un crecimiento moderado mientras se recuperan de esta situación.