puerto Marin

Puerto de Marín.

Un Puerto Seco para las empresas y los servicios que están ubicados en los rellenos ilegales del puerto de Marín. Esa es la propuesta del alcalde de Pontevedra, Fernández Lores, que ha propuesto al Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Marín y Ría de Pontevedra como una posible alternativa si finalmente deben derribarse los terrenos.

Así, ha remitido un escrito la Autoridad Portuaria, instando a que se «inicien e impulsen» los trámites y gestiones necesarios para que, «cuando haya otra reunión, se trate» esta cuestión, que ya sido planteada por el alcalde en otras ocasiones, sin que el consejo analizase su propuesta, según ha informado el diario on-line ‘Pontevedra Viva’.

En concreto, el Ayuntamiento de Pontevedra solicita que se inicien ya los trámites, aunque no su ejecución, por si finalmente se tuvieran que eliminar los rellenos declarados ilegales en 2009 por el Tribunal Supremo y cuya sentencia ha sido reiterada en julio. Además, se ha indicado la falta de espacio en la ubicación actual de estas empresas, por lo que, en caso de no usar estos terrenos como puerto seco, «se pueden dejar como polígono industrial ordinario».

De esta forma, Lores ha pedido que se debata y que se habilite al presidente de la Autoridad Portuaria, José Benito Suárez Costa, para llevar a cabo el inicio, «a la mayor brevedad posible», de las gestiones a tales en efecto. En este sentido, ha solicitado que se impulsen los trámites con otras administraciones públicas estatales, autonómicas y locales para la urgente planificación, ordenación y obtención de un suelo apto para la dotación e implantación del puerto o polígono que sea complementario al puerto.

En un principio, el Ayuntamiento había propuesto el polígono de Leborei para instalar este Puerto Seco, ya que «reunía las condiciones que había fijado el puerto», como la conexión por ferrocarril; una oferta que sigue manteniendo, aunque están abiertos a cualquier otra, tanto dentro como fuera del término municipal de Pontevedra. Por ello, en el caso de que la Autoridad Portuaria no considere imprescindible el acceso del tren o quiera una superficie inferior, habría otros terrenos disponibles para ese uso.