madrid-central

Los conductores que accedan indebidamente a este área en julio y agosto no recibirán una multa por la infracción.

Tal y como había prometido, a su llegada al Ayuntamiento de la capital, el Partido Popular ha suspendido las multas en Madrid Central, estableciendo una moratoria que durará desde el 1 de julio hasta el mes de septiembre, mientras se trabaja en la reconversión del proyecto.

Próximamente, se iniciará una auditoría de todas las sanciones impuestas desde el mes de marzo, tras los problemas ya detectados por el equipo anterior del consistorio, que habían obligado a retirar algunas de ellas. Antes de final de junio, el Ayuntamiento comenzará una ronda de reuniones con los principales afectados por esta zona de bajas emisiones.

Por otro lado, sigue pendiente la instalación de las pantallas informativas sobre el número de plazas de aparcamientos disponibles en Madrid Central. Instalación que el anterior equipo de gobierno de Carmena incumplió reiteradamente, tras sus promesas a que estuviesen listan con la entrada en vigor de las restricciones, que después prometió para mayo y que ha día de hoy siguen sin estar disponibles. Finalmente, parece que podrían estar listas en septiembre.

No obstante, aunque los conductores que accedan indebidamente a este área en los meses de julio y agosto no recibirán una multa por su infracción, sí se les enviará una notificación, de la misma manera que ocurrió en los primeros meses de su implantación, entre noviembre de 2018 y marzo de 2019.

No está claro, por tanto, que la polémica zona vaya a desaparecer finalmente, sino que todo apunta a que se realizarán algunos ajustes sobre la base de este proyecto para mejorar su funcionamiento y reducir las consecuencias negativas que pueda tener para los ciudadanos y para determinados sectores de actividad como los comerciantes afectados y las empresas de distribución.

Adaptación del proyecto de «bajas emisiones»

En esta línea, desde la Fundación Corell, han explicado que no creen que el nuevo equipo vaya a «poner patas arriba» la regulación existente, ya que existen aspectos «aceptables«, pero insisten en que hasta ahora no se han tenido en cuenta muchas problemáticas e incluso ha aumentado la contaminación en las zonas cercanas a este área.

Aunque es evidente que existe ya toda una infraestructura disponible que se puede utilizar, «la nueva administración va a corregir algunos temas«, ha dicho Miguel Ángel Ochoa de Chinchetru, presidente del Patronato de la Fundación, durante la presentación de un estudio sobre la movilidad en áreas metropolitanas.

A partir de ahora, en su opinión se deben evaluar algunos aspectos parciales de la normativa, si bien es posible que esto lleve a modificaciones con cierta trascendencia.