El Banco Mundial estima que el amoníaco verde y el hidrógeno parecen ser los combustibles sostenibles más prometedores para el transporte marítimo.

Así mismo, el organismo internacional pide que se eviten las políticas públicas de apoyo al GNL en el transporte marítimo y que se regulen las emisiones de metano.

En un reciente estudio, el Banco Mundial considera que el amoníaco verde y el hidrógeno verde tienen más futuro que los biocombustibles y los combustibles sintéticos a base de carbono

De igual modo, el trabajo del organismo estima que el GNL desempeña un papel bastante limitado en la transición hacia el transporte marítimo con bajas emisiones de carbono y cero emisiones, y se utiliza principalmente en aplicaciones de nicho, especialmente en rutas específicas que cuentan con infraestructura de suministro, en tipos específicos de embarcaciones o en lugares con fuertes intereses que lo favorezcan.

Así mismo, elBanco Mundial considera que cuando se utiliza como materia prima para la producción de hidrógeno, el gas natural tiene el potencial de impulsar la producción comercial de amoníaco azul e hidrógeno en los años previos hasta que se disponga de suficiente suministro de electricidad renovable para la producción completa de amoníaco verde e hidrógeno verde.

CdS suscribete-maritimo-900