Vuelve eternamente la burra al trigo y las negociaciones para el ‘Brexit’ vuelven a estancarse como suele ya viene siendo habitual, hasta amenazar por enésima vez con asomarse al abismo de la falta de acuerdo.

Esta situación tendría, a juicio de Fenadismer, «consecuencias nefastas para el actual intercambio comercial por carretera entre España y dicho país, limitando de forma drástica el volumen de camiones que podrían realizar transporte entre ambos países».

Según la patronal, el Reino Unido representa el quinto país de destino de los transportistas españoles, con un 8,1% del total de las toneladas-kilómetro y una flota estimada de 8.000 camiones españoles de transporte pesado que se dedican principalmente a las exportaciones españolas de productos agroalimentarios, automoción, productos farmacéuticos y mercancía general

Escaso número de cuotas limitadas disponibles

Así las cosas, la Comisión Europea estima que si finalmente el Reino Unido abandona definitivamente la Unión sin acuerdo, los tráficos bilaterales de mercancías deberían reducirse exclusivamente a las cuotas limitadas disponibles bajo el mecanismo de la Conferencia Europea de Ministros de Transporte.

España, según los registros de Fenadismer, tiene concedido un cupo muy limitado de este tipo de autorizaciones de transporte, en concreto menos de 800 autorizaciones anuales, lo que representa menos del 10% de los vehículos que en la actualidad operan entre España y el Reino Unido.

Así mismo, dado que las autorizaciones ECMT serían las únicas que permitirían el tránsito con Gran Bretaña y teniendo en cuenta que dichas autorizaciones son solicitadas por las empresas transportistas en la actualidad para realizar servicios a otros países europeos no comunitarios, podrían reducir el intercambio comercial con otros países no miembros de la UE.