La formación de una nueva depresión atmosférica sobre la península marca un importante cambio de tiempo esta semana que nos devolverá de golpe a la crudeza del invierno.

Tal y como informan desde el Servicio Nacional de Meteorología, las precipitaciones más importantes, muy probablemente fuertes y persistentes, se esperan en la mitad norte de la Comunidad Valenciana, sur de Cataluña, Teruel, así como en otras zonas del cuadrante noreste peninsular y Baleares.

Este cambio vendrá acompañado de un descenso térmico entre el domingo y el lunes notable o extraordinario en gran parte del área peninsular, provocando nevadas copiosas, de más de 20 centímetros, a partir de 800 o 1.000 metros en los sistemas Central, Ibérico y Pirineos, con acumulaciones mayores en cotas altas.

A lo largo del martes la depresión se desplazará hacia el golfo de Cádiz, así como la inestabilidad hacia el sur peninsular y siendo poco probable en el noroeste.

Las precipitaciones más intensas corresponderían a partir de ese día a áreas del este y noreste peninsular desplazándose, para pasar al entorno del Estrecho el miércoles.

Así, durante la madrugada del martes es probable que continúen las precipitaciones muy intensas en zonas del norte de la Comunidad Valenciana, sur de Cataluña y entornos de los sistemas Ibérico y Central.

Esta situación obligará a los servicios de transporte a extremar las precauciones para evitar quedar atrapados en posibles cortes de carreteras justo cuando acaba de empezar la aplicación de las medidas legales del estado de alarma.