La tecnología transformará los camiones del futuro en unidades de transporte más eficientes, sostenibles y seguras, tal y como se ha podido comprobar en el Future Lab organizado por Mercedes-Benz, un encuentro de expertos para analizar el futuro del transporte de mercancías por carretera.

Así pues, los vehículos industriales se centrarán en conseguir reducir el consumo de combustible, así como en contar con unas prestaciones que supongan un incremento sustancial de la seguridad vial y que, al tiempo, aporten toda una serie de servicios y comodidades para que los profesionales de la carretera puedan contar con un centro de trabajo adecuado.

Pero además, los sistemas de gestión e informática de los camiones futuros desbordarán el propio ámbito del vehículo para comunicarse con otros vehículos y, de este modo, conseguir una mayor eficiencia en el transporte gracias a la conducción en caravana o ‘platooning’ que podrá combinarse con elementos de conducción autónoma.

De igual manera, también cabrá la posibilidad de que los vehículos se comuniquen en un futuro con los equipos de manutención para realizar las labores de carga sin que tengan que intervenir fichas de estiba u otros elementos que hoy día generan gran polémica.

Sin embargo, pese a todos los avances por venir, Mercedes-Benz estima que los actuales motores de combustión serán necesarios para el transporte de larga distancia hasta que otras energías alternativas hayan conseguido un grado de desarrollo que permita su uso a gran escala.

Mientras tanto, la marca aboga por afinar al máximo el consumo de combustible para conseguir que los camiones del futuro sean lo más respetuosos posible con el medio ambiente en el menor plazo.