Mango ha decidido abrir su canal de venta ‘on-line’ a terceras marcas para ampliar su oferta comercial en categorías de producto complementarias y poder cubrir todas las necesidades de sus clientes.

Su intención no es convertirse en un ‘marketplace’ multimarca masivo, sino completar su oferta con marcas que encajen con su posicionamiento.

El servicio, disponible en España, Países Bajos, Alemania, Reino Unido, Portugal y Francia, se irá expandiendo progresivamente al resto de mercados donde vende a través del canal ‘on-line‘.

Así, tras los trabajos de desarrollo para mejorar su plataforma que se han llevado a cabo en los últimos meses, ha firmado un acuerdo de tres años con Intimissimi para comercializar una selección de sus prendas.

Conviene apuntar que a falta de datos de 2020, el e-commerce de la marca alcanzó los 564 millones de euros de facturación en 2019, el 24% de las ventas totales. Su previsión para 2020 era llegar a 800 millones y de cara a 2021 ha subido la apuesta hasta los 1.000 millones.