Desde el 13 de marzo, se mantiene la restricción de entrada de cruceros en todo el territorio nacional para evitar la propagación del Covid-19, si bien, en ocasiones excepcionales se ha procedido a levantar dicha prohibición garantizando el cumplimiento de las medidas de seguridad y sanitarias.

Es el caso del crucero Carnival Breeze, perteneciente a la compañía Carnival Cruises Line, que ha obtenido un permiso excepcional por parte del Estado para atracar este jueves 21 de mayo en el puerto de Cádiz y proceder a la repatriación de los tripulantes del Carnival Victory, que permanecen confinados en el buque desde el inicio del estado de alarma.

Asimismo, desembarcarán seis tripulantes del Carnival Breeze que llevan dos meses confinados a bordo. La operativa, autorizada por Sanidad Exterior y el resto de administraciones competentes, trasladará a los 400 tripulantes en ocho autobuses desde el Carnival Victory, que permanece atracado en el astillero de Navantia en Puerto Real hasta el Carnival Breeze, que amarrará en la dársena comercial de Cádiz.

Una vez que los vehículos lleguen al puerto de Cádiz, accederán directamente a la zona restringida del muelle, donde los tripulantes descenderán del autobús y entrarán directamente al barco. Durante toda la operativa, un policía portuario se mantendrá en la zona para coordinar el tráfico de autobuses, su entrada y la salida de la zona restringida.

El buque ha sido consignado para el proyecto de astilleros por Marítima Dávila y para la operativa de desembarque de la tripulación cuenta con el refuerzo de BC Shipping Agency.