aparacamiento del Centro Integral de Mercancías El Ejido

El Centro Integral de Mercancías de El Ejido, Almería, ha entrado en concurso voluntario de acreedores después de que el Juzgado de lo Mercantil de Almería haya aceptado la petición del consejo de administración de la sociedad mixta, en la que el Consistorio ejidense participa con un 60%. El centro acarrea pérdidas cercanas a los cuatro millones de euros.

La sociedad anónima, creada en 1999 para ofrecer servicios relacionados con el transporte de mercancías por carretera a todo el poniente almeriense, se encuentra en una situación de «desestructuración del patrimonio» en la que sus principales accionistas, el Ayuntamiento y entidades financieras, forman a su vez sus principales acreedores.

Así lo ha explicado el portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de El Ejido, José Francisco Rivera, quien ha señalado que pese al «camino intenso» que se ha realizado para tratar de «salvar» esta empresa, ha sido «imposible» alcanzar un acuerdo, por lo que la junta general de socios aprobó el pasado 25 de julio solicitar un concurso voluntario de acreedores que ha sido aceptado por el juez el 29 de octubre.

Según ha señalado el edil, previamente la empresa entró en una fase de preconcurso con el fin de evitar entrar en una situación de insolvencia e intensificar las negociaciones, esfuerzos que finalmente no dieron resultado. «No solo el Ayuntamiento, también las empresas públicas o participadas mayoritariamente por él estaban con sus cuentas en números rojos«, ha afirmado el portavoz.

Hay que recordar que en el año 2009, el Ayuntamiento concedió a la empresa un préstamo de cinco millones de euros para evitar que la sociedad constructora de las naves solicitara un concurso. En aquella ocasión fue el consistorio el que asumió todo el peso a la hora de inyectar liquidez.

Igualmente, dos meses antes de aprobar este préstamo, el entonces alcalde de El Ejido, Juan Enciso, llevó a pleno en mayo de 2009 la aprobación de un aval al Centro Integral de Mercancías para la concertación de una operación de crédito con un importe máximo de un millón de euros.

Con todo esto, el equipo de gobierno, que hace un año descartaba tener que recurrir al concurso de acreedores, ha apuntado que ahora la idea es «poder presentar de la forma más rápida posible un convenio para los acreedores que pueda ser aprobado sin muchos problemas, y que el CIM vuelva a funcionar con normalidad».

De momento, el consejo de administración ha convocado una nueva junta general extraordinaria que se celebrará el próximo 20 de diciembre en el Consistorio ejidense, donde, entre otras cuestiones, se examinarán y aprobarán las cuentas anuales, el balance, las cuentas de pérdidas y ganancias, el estado de cambios en el patrimonio y la auditoria de cuentas.