Correos sigue avanzando con las obras de su proyecto Rampa 7, el centro logístico internacional con el que pretende mejorar la eficiencia en la gestión de mercancías y paquetería en el aeropuerto madrileño de Barajas.

Esta semana, el operador informa de que se ha cerrado la nave del complejo y se está empezando la obra de la cubierta y la ejecución de otras instalaciones.

Con una inversión en la obra cercana a los 14 millones de euros, el nuevo centro logístico ocupará una superficie total de 12.500 m2 que se dedicarán en su totalidad al correo internacional de importación y que estará dotado de la última tecnología para la gestión de cargas, clasificación, seguimiento y control de los envíos.

El operador postal público calcula que los trabajos estarán acabados a finales de este año, para proceder después al equipamiento y puesta en marcha de la instalación, prevista para mediados de 2022.

De igual manera, se prevé que estas nuevas instalaciones permitirán que el actual CTI, Centro de Tratamiento Internacional del operador, pase a llevar a cabo de manera exclusiva operaciones de exportación e intercambio urgente nacional.

Finalmente, la empresa pública quiere anticiparse al previsible aumento del negocio internacional en los próximos años, de acuerdo con sus líneas estratégicas que consideran la internacionalización como una palanca fundamental para el futuro de la compañía.