El tráfico portuario total del enclave de Ferrol-San Cibrao ha cerrado el primer trimestre con un volumen total de 2.387.662 toneladas de mercancías, frente a las 3.523.914 que habían consignado en iguales fechas de 2019, un 32,2% anual menos.

En esta caída ha tenido un impacto especial el cese de los tráficos de carbón, que ya no se hacen desde el pasado verano. El movimiento de graneles sólidos ha alcanzado las 1.647.227 toneladas trimestrales, con un retroceso de un 43,6% con relación a los tres primeros meses del año pasado.

Por contra, el tráfico de graneles líquidos ha alcanzado 555.287 toneladas en los tres meses, un 43,6% más que en el mismo período de 2019.

De igual manera, el movimiento de mercancía general totaliza 182.391 toneladas, un 8,6% más que en el primer trimestre del pasado ejercicio.

Así mismo, la mercancía contenerizada alcanzó las 22.674 toneladas, con 2.055 TEUs, lo que supone un aumento anual de un 16,2% con relación al mismo período del año pasado..

Por mercancías concretas, el recinto gallego ha movido entre enero y marzo 1.204.123 toneladas de bauxita.

Por detras, en el trimestre han pasado por la rada ferrolana 332.596 toneladas de alúmina, 198.511 toneladas de gas natural licuado, 101.965 de fueloil, 73.922 de chatarra, 72.168 de sosa cáustica, 70.444 de aceites, 69.609 de madera, 60.145 de biodiésel y 50.092 toneladas de acero.