Según el último informe publicado por DBK,  el volumen de negocio agregado de las empresas de mensajería y paquetería se situó en 5.725 millones de euros en 2013, lo que supuso un descenso del 2,1% respecto a 2012, año en el que había contabilizado un retroceso del 3,7%.

La negativa coyuntura económica y la presión a la baja sobre las tarifas, en un entorno de intensa competencia, explican la contracción del valor del mercado. No obstante, la mejora de la actividad en la segunda mitad del año y la expansión de la demanda vinculada al comercio electrónico permitieron moderar la tendencia descendente.

También la expansión de la actividad internacional permitió contrarrestar el desfavorable comportamiento de la demanda en el ámbito interior. Los ingresos generados por las operaciones con origen o destino en el extranjero aumentaron un 3,7%, alcanzando los 1.260 millones de euros, el 22% del total. Por su parte, los ingresos vinculados a operaciones nacionales retrocedieron en igual medida en el citado año hasta los 4.465 millones.

La facturación por servicios de paquetería empresarial moderó su descenso hasta el 0,7% en 2013, tres puntos menos que en el año anterior, situándose en 3.375 millones de euros. El negocio de paquetería industrial mantuvo una caída más pronunciada, cifrada en el3,9% en 2013, hasta los 2.350 millones de euros.

Tendencia de suave mejoría

Las previsiones para el período 2014-2015 apuntan a la prolongación de la tendencia de suave mejora de la actividad sectorial apreciada en los últimos meses de 2013, en línea con las perspectivas existentes para las principales ramas de servicios e industriales de la economía española.

En este contexto, la facturación sectorial se estima que se situará al cierre de 2014 en torno a los 5.800 millones de euros, lo que supondría unaumento del 1% respecto a la cifra contabilizada en 2013.

El sector se encuentra compuesto por un alto número de empresas, en su mayoría de pequeño y mediano tamaño, si bien en los últimos años muestra una tendencia de creciente concentración, favorecida por el cese de actividad de diversos operadores.

Las empresas del sector generaban en 2013 un volumen de empleo de unos 56.000 trabajadores, habiéndose prolongando la tendencia de ajuste de plantillas llevada a cabo por gran parte de las compañías en los últimos años, con el objetivo de adaptarse a la situación de la demanda.

Las cinco primeras empresas de paquetería empresarial alcanzaron en 2013 una cuota de mercado conjunta del 43,6%, mientras que en el segmento de paquetería industrial los cinco primeros operadores reunieron el 49,6% del mercado.