Sensación de pesimismo y resignación en el comité técnico español de la estiba tras la reunión celebrada este martes con el jefe de la Unidad de Puertos de la Dirección General de Movilidad y Transportes de la Comisión Europea (DG-TREN), Dimitrios Theologitis, ya que se da por hecho que finalmente el conflicto terminará en el Tribunal de Justicia de Luxemburgo.

Ellos entienden que la legislación española infringe los tratados comunitarios porque limita la libertad de establecimiento empresarial al no permitir la libre contratación”, han asegurado a cadenadesuministro.es fuentes sindicales participantes en la negociación. “Les da igual que haya uno, dos o tres pooles de trabajadores, solo persiguen que cada empresa puede contratar como quiera y en las condiciones que quieran, sin detenerse en otros aspectos sociales o laborales”, aseguran.

“Ya han tomado una decisión”

Así, el comité español de la estiba, formado por Coordinadora, UGT, CCOO, Anesco y Puertos del Estado, cree que “ya han tomado la decisión de denunciar a España y la van a llevar adelante”.

En todo caso, en el encuentro se ha abierto la posibilidad de ganar un cierto margen de tiempo si el Gobierno español solicita un aplazamiento razonado del dictamen que la Comisión envió el pasado 1 de octubre y que apremiaba a España a modificar su actual legislación en materia de estiba antes del próximo 1 de diciembre.

En la reunión, Theologitis ha reconocido que el aplazamiento se aceptaría pero en cualquier caso no sería superior a dos meses.  Asimismo, ha confirmado que la Comisión no ha actuado de oficio en este asunto sino a través de una denuncia “solvente” aunque se ha negado a desvelar el autor de la misma. También ha mostrado su sorpresa por la “distribución” que ha tenido el dictamen motivado por parte del Gobierno español algo que a juicio del responsable portuario “no es normal”.

Postura unánime y rotunda

Según la fuente consultada por cadenadesuministro.es, la posición de todos los participantes del comité español ha sido unánime y “rotunda” e incluso se ha aducido que España cumple el Convenio OIT 137 -Convenio sobre las repercusiones sociales de los nuevos métodos de manipulación de cargas en los puertos- que garantiza la legalidad de su legislación al respecto.  Sin embargo, Dimitri Theologitis ha alegado al respecto que hay Gobiernos de la UE que no han ratificado este acuerdo y por lo tanto no puede ser tenido en consideración.

Por ello, desde los sindicatos participantes se asegura que es imposible “argumentar con ellos porque son juez y parte”. Tras la reunión, el objetivo será mantener el frente de unión entre todos los actores de la estiba española si bien, la fuente consultada por este diario reconoce que “tengo mis dudas de que se mantenga la presión”.

Si el Gobierno español quiere hacer presión en el asunto, tal vez habría alguna solución, pero creo que no lo va a hacer con la cantidad de frentes que tiene abiertos”, comenta un responsable de CCOO.

Ganar tiempo y reforzar posición común

La estrategia, reconoce, es ganar tiempo y seguir presionando por parte de España porque “hay argumentos para ir a los tribunales e, incluso, ganar  porque ellos solo tienen una denuncia anónima y nosotros podemos demostrar que el sistema español de estiba funciona”.

De hecho, CCOO y Coordinadora ya disponen de informes solventes en derecho administrativo que avala el modelo español de estibasobre todo porque en Europa no existe una política portuaria conjunta”. Ahora, el siguiente paso es coordinar un documento conjunto y esperar a ir a los tribunales porque si nos mantenemos unidos, podemos ganar”.

Para afrontar este asunto y mostrar una posición de fuerza, el próximo 11 de diciembre se celebrará en Barcelona una conferencia de estibadores europeos organizada por Coordinadora, UGT y CCOO. En este foro se analizará la situación actual de la estiba en Europa y se trabajará por una postura común entre todos los sindicatos.