A finales de octubre de 2020, el Comité Europeo de Diálogo Social Sectorial para los Puertos dirigió una carta a los comisarios de Empleo, Transportes y Competencia, para expresar su frustración por la falta de apoyo y sensibilidad de la Comisión Europea en los asuntos que afectan al sector portuario.

Ahora, desde ETF, Feport, Espo e IDC han vuelto a alertar a Bruselas sobre la situación que se vive en la cadena logística marítima a consecuencia de la retirada de capacidad por parte de las principales navieras.

Los efectos de esta falta de fiabilidad en los servicios marítimos ya se están haciendo notar, no solamente en la organización portuaria o de las terminales, sino también en todo lo que tiene que ver con los clientes y otros actores de la cadena.

En su opinión, apoyar al sector exige algo más que escuchar sus peticiones y tomar nota. Las autoridades y los responsables de la toma de decisiones deberían estar atentos a las consecuencias de la crisis sanitaria en las industrias y en las personas.

Las consultas de la Comisión Europea pueden resultar útiles, pero no son un barómetro significativo y fiable en un asunto que sigue sin resolverse y que implica numerosas dificultades para las empresas y los trabajadores portuarios.

Por ello, desde el Comité reclaman un diálogo efectivo con los departamentos de la Comisión Europea para conseguir que la labor de esta plataforma sea un éxito y que se convierta en un lugar para el debate real sobre asuntos cruciales para el sector.

Mientras se reanuda el diálogo social, los interlocutores sociales seguirán avanzando en el programa de trabajo acordado a través de grupos de expertos técnicos, abordando también cuestiones como la salud y la seguridad de los trabajadores portuarios.