Las colas que se han venido generando en el Condado de Kent desde el ‘Brexit’ han provocado que muchos camiones se vieran obligados en los últimos meses a aparcar fuera de las zonas delimitadas, especialmente en los laterales de las carreteras y apartaderos dada la escasez de zonas de estacionamiento en esta área.

Ante esta situación, el Gobierno británico otorgó a las autoridades locales la potestad para sancionar estos aparcamientos con el fin de evita aglomeraciones desde el pasado mes de enero y ahora, según informa Froet, no se ha renovado esta autorización.

La medida incluía multas para todos vehículos que se encontrasen aparcados fuera de las zonas habilitadas, o en aquellas zonas que aún no siendo un aparcamiento como tal, no estuviese prohibido el estacionamiento de forma explícita.

En este sentido, los sindicatos británicos de transporte han celebrado que «el Gobierno haya escuchado sus reivindicaciones y haya tomado las medidas necesarias para ayudar a poner fin a la miseria y el hacinamiento que enfrenta a los camioneros», a la vista de que la tensión llegaba incluso a provocar peleas entre los propios conductores.

Las zonas afectadas por estas restricciones eran las calles de los distritos de Ashford, Canterbury, Dover, Folkestone y, Hythe, Maidstone, Cenagal y Thanet.