La Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados aprobó el pasado miércoles, por 39 votos a favor, uno en contra y dos abstenciones una proposición no ley del Grupo Popular que insta al Gobierno a impulsar la intermodalidad en el sistema de transporte de mercancías.

Según la propuesta popular, la creciente movilidad de las mercancías en la economía moderna, junto a la necesidad de contener los gastos, plantean el reto de optimizar la utilización de los medios de transporte. Con áreas de recogida y distribución muy distintas, señala la proposición aprobada, la intermodalidad se presenta como “indispensable” para la consecución de ahorros en tiempo, seguridad y coste.

Asimismo, los populares entienden que la intermodalidad supone una mayor eficiencia en la utilización de infraestructuras y medios de transporte y, por tanto, mejor calidad de servicio, menor coste y reducción de tiempos.

No obstante, se reconoce la complejidad de conseguir un adecuado trasvase modal en la actualidad. En mercancías, los puntos de trasvase incluyen los cambios a realizar sobre todo en puertos y aeropuertos hacia el ferrocarril y la carretera y, sobre todo en territorio español, entre estos dos últimos modos.

El PP cree que la planificación debe incluir una serie de medidas que van desde las inversiones en infraestructuras a las adecuaciones regulatorias y organizativas para un funcionamiento óptimo del sistema. Por ello, la proposición insiste también en que para implentar cualquier plan hay que tener en cuenta una estrecha colaboración entre el sector público y privado, tanto en la detención de las necesidades como en el diseño y puesta en marcha en las medidas.

Además, dada la actual situación de crisis financiera en las administraciones públicas, en su propuesta el PP apuesta por “encontrar mecanismos de colaboración público-privada para afrontar las inversiones”, con una gran variedad de fórmulas apropiadas para las diferentes actividades.