El gas natural tiene un papel destacado a corto plazo en la transición energética.

El gas natural consigue eliminar las emisiones de NO2 y reducir en más del 95% las de partículas.

En un escenario en el que los combustibles derivados del petróleo todavía son mayoría, el consorcio europeo Eco-Gate ha presentado la nueva marca Eco-G para renombrar el gas natural para la movilidad, que se presenta como la alternativa ecológica más económica disponible para fomentar la sostenibilidad, tanto terrestre como marítima. 

De este modo, pretende unificar las diferentes formas con las que se viene nombrando a esta tecnología. La denominación Eco-G podrá ser utilizada por fabricantes de vehículos terrestres o marítimos, usuarios, empresas tecnológicas, comercializadoras y distribuidoras del sector del gas natural. 

El principal objetivo del proyecto Eco-Gate, cofinanciado por la Unión Europea y coordinado por Nedgia, la distribuidora de gas del grupo Naturgy, es potenciar el uso esta tecnología, que elimina las emisiones de NO2 y reduce en más del 95% las de partículas.

Además, permite una disminución del 50% en las emisiones sonoras y vibraciones frente a los motores diésel. Además, en el caso del gas renovable, las emisiones de CO2 se reducen al 100%.

Otra de las ventajas que defienden desde el consorcio europeo es que es el único combustible que cuenta con soluciones desarrolladas y operativas para todas las necesidades de movilidad, desde los turismos hasta el transporte de larga distancia. Del mismo modo, ofrece un ahorro del 50% en combustible frente a la gasolina y del 25% frente al diésel. 

Su uso está muy extendido, especialmente en Latinoamérica y Europa. En España, se han matriculado en 2018 un total de 5.745 vehículos a gas, lo que supone un aumento del 146%, con lo que el parque ya supera las 14.200 unidades, un 68% más que en el ejercicio anterior.