El Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha anunciado recientemente que ha desarrollado un sistema de control de inventario que utiliza drones equipados con lectores de radiofrecuencia con el fin de facilitar la gestión de almacenes de grandes dimensiones.

Los drones que se utilizan en este sistema captan las emisiones de las etiquetas de radiofrecuencia y de las antenas que se ubican en las instalaciones de almacenamiento, con el fin de localizar con el mínimo error la posición de las existencias en cualquier almacén.

Hasta ahora, el problema es que los lectores de radiofrecuencia son demasiado pesados para que un dron pueda llevarlos en un entorno cerrado con altos requerimientos de seguridad para el personal que opera en almacenes. Además, la lectura de las etiquetas de RFID debe hacerse a una pequeña distancia.

Sin embargo, la tecnología desarrollada por el MIT supone un paso adelante para que los drones puedan triangular las emisiones de las etiquetas de RFID y de las antenas que se colocan en los almacenes, con el fin de situar cada referencia en su hueco correspondiente, a partir de los datos recogidos en vuelo.

Según los trabajos realizados en los Estados Unidos, este novedoso sistema es capaz de localizar y ubicar mercancías con un margen de error de 19 centímetros. El MIT está llevando a cabo una prueba en condiciones reales de trabajo en los almacenes de un retailer de Massachusetts.