Volvo Trucks conductor interior cabina

La conducción eficiente permite ahorra combustible y alargar la vida útil de los vehículos.

Las empresas de transporte de mercancías por carretera basan gran parte de su negocio, no solo en transportar productos desde su punto de origen hasta su destino, sino que además tratan de hacerlo de la manera más eficiente posible.

En este sentido, el estilo de conducción tiene un impacto directo sobre el ahorro de combustible y la vida útil de los equipos de transporte.

Así pues, ajustar la velocidad de crucero promedio, en función de la duración del viaje y del número de entregas que se realizan por día, es una manera fácil de lograr algunos ahorros significativos, tal y como recuerda Volvo Trucks.

Por lo tanto, en un transporte regional de larga distancia donde el conductor trabaja durante aproximadamente diez horas y descarga de cuatro a diez veces al día, la velocidad habitual es de 60 km/h, lo que nos lleva un total de 600 kilómetros por día, por lo que, en este tipo de tareas no resulta rentable conducir a una velocidad de crucero alta, con lo que una velocidad óptima oscilaría entre los 80 y 85 km/h máximo.

De igual manera, para expediciones de larga distancia, 700 kilómetros, junto con dos o cuatro paradas a lo largo de la ruta, se necesitará conducir un poco más rápido, pero sin sobrepasar los 85 km/h, ya que apenas hay paradas, circunstancia que permite aumentar la velocidad de crucero, pero teniendo siempre en cuenta  el gasto de combustible.

En este sentido, Volvo Trucks recomienda ir a la velocidad de crucero más baja posible, con el fin de analizar cómo afecta al consumo cualquier reducción de la velocidad y aprender a manejar la velocidad como un elemento clave para una conducción eficiente.