El Corredor Cantábrico-Mediterráneo debe estar en la agenda de «infraestructuras prioritarias» del Gobierno y debe ser considerado como una «cuestión de Estado«. Así lo ha señalado José Luis Soro, consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, en un coloquio que ha organizado recientemente el Propeller Valencia.

En Aragón están convencidos de que “hay que apostar por el corredor como eje ferroviario imprescindible”, ya que “esta infraestructura proporciona competitividad a sectores punteros de la economía, que, en la actualidad, ven incrementados sus costes por las inadecuadas conexiones ferroviarias”, ha apuntado Soro.

En este contexto, el consejero se ha referido a la importancia de la logística no solo desde el punto de vista del crecimiento económico sino como “un instrumento de vertebración territorial, de cohesión social y de igualdad de oportunidades”.

Durante el encuentro del Propeller Valencia, Soro ha recordado que un reciente estudio apunta a una demanda potencial susceptible de emplear el modo ferroviario en la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto de un volumen de entre 48 y 54 trenes por semana.