Infraestructura ferroviaria que incorpora un tercer carril.

El Corredor mediterráneo tiene el objetivo de situar al frente mediterráneo español como puerta sur de Europa y mejorar las capacidades de transporte al descongestionar el frente norte europeo. Así lo ha asegurado el director general de Transportes y Logística de la Generalitat Valenciana durante las jornadas «La contribución de los puertos europeos ante la ampliación de la estrategia europea 2020» que se ha celebrado en Dunkerque, Francia.

En su intervención, el director general ha destacado que «el Corredor nos permitirá conectar con Europa y consolidar la actividad logística y el tráfico interoceánico«. Asimismo, ha señalado que se trata de un concepto de transporte complejo constituido por carreteras, ferrocarril, tramos marítimos, puertos y estaciones.

Actualmente, ha explicado Eleno, la red no es suficiente para la exportación. Así, ha añadido que «las limitaciones para el tráfico internacional están en el ancho de vía, la electrificación y la señalización. Su adaptación suponen unas inversiones muy altas«.

Ante esta situación, el director general ha reiterado que el tercer hilo se presenta como una propuesta «realista y factible» para el Corredor a corto plazo ya que actúa sobre las infraestructuras existentes, tiene un coste mínimo y una rápida ejecución, del 2014 al 2026.

Según Eleno, la planificación del Corredor a corto plazo prevé, con la implantación del tercer carril, “un avance progresivo sobre la red existente y contar con ancho de vía europea en el tramo Castellón-Valencia para 2015 y Alicante-Murcia para 2016«.

Por último ha manifestado que con la conexión con Europa en ancho estándar a través del tercer carril podrán circular trenes de mercancías de 750 metros sin que afecte a los tráficos existentes con el interior de la Península que se mantiene ancho ibérico. “Además permitirá mejorar nuestras capacidades de transporte y alcanzar la media europea de cuota de ferrocarril«, ha concluido.