Los carteros de Correos podran prestar servicios adicionales

La AIReF pide un nuevo método de cálculo del servicio postal universal.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha hecho público esta misma semana su informe de evaluación sobre Correos y el servicio postal universal con unos resultados demoledores para el operador postal público.

En su análisis, el organismo estima que Correos tiene margen para mejorar su eficiencia tanto en ingresos como en gastos, lo que redundaría en una reducción de la compensación por la prestación del servicio y propone que el Ministerio de Fomento y el de Hacienda definan y simplifiquen la nueva metodología de cálculo del servicio postal universal.

Así mismo, en su trabajo, la AIReF concluye que el coste neto del servicio postal universal «es elevado comparado con otros países» y propone tres posibles alternativas de compensación: compensar únicamente por el despliegue de la red postal en zonas rurales, compensar solo aquellos centros de costes que concentran un volumen reducido de envíos y que no pueden aprovechar las economías de escala o compensar solo a aquellos que superen determinados niveles de eficiencia, permitiendo combinar criterios de eficiencia y volumen.

De igual modo, plantea apoyar la transición de Correos para que pase de ser una empresa volcada en el sector convencional a estar centrada en otros mercadoscomo el de paquetería urgente, así como la redacción de un plan de eficiencia que permita reducir los costes actuales y adecuar los volúmenes de cada una de las redes a la capacidad y al personal disponible.

Comisiones Obreras tilda el informe de «sesgado»

Frente a este diagnóstico, Comisiones Obreras acusa a la AIReF de hacer un análisis «sesgado» que ha extraído unas «conclusiones tienen una clara carga ideológica para desmantelar el servicio público prestado por Correos, en línea con las propuestas de los lobbies de la paquetería privada, la CNMC o la Comisión Europea».

Al mismo tiempo, el sindicato destaca que «España es uno de los países de toda la Unión Europea con menor ratio de oficinas y empleados postales» y califica de «letales» unas iniciativas que, según sus cálculos supondrían el cierre de dos tercios de las oficinas de Correos y el despido de 30.000 trabajadores.