El puerto de Bilbao experimentó el pasado mes de agosto un aumento interanual de su tráfico del 10,49%, debido sobre todo al crecimiento de las exportaciones,  superiores al 22,79%, según los datos aportados por el presidente de la Autoridad Portuaria, Asier Atutxa, que ha explicado que se confía en recuperar en los próximos cinco años los tráficos perdidos para “volver a niveles del año 2008″.

Para el presidente del puerto vizcaíno los datos son “francamente mejores” que los del pasado año, aunque ha señalado la necesidad de ser “cauteloso” respecto a una posible recuperación económica.

La situación más o menos se mantiene, si bien la industria energética y la siderúrgica ha tenido un repunte importante”, ha explicado el máximo representante del puerto, que ha esperado que sea “tendencia” para el final del año y, aunque no “lanzaría las campanas al vuelo”, ha asegurado que es “optimista” porque el puerto “ha definido un plan estratégico que no surge de la nada”, sino de las expectativas de las empresas implantadas en él.

De este modo, ha apuntado que se prevé que en los próximos cinco años se pueda “recuperar los tráficos perdidos en los últimos cuatro o cinco”, lo que supone un crecimiento cercano al 20-25% que supondría “volver a niveles del año 2008″.

El presidente ha señalado que los datos están condicionados por el hecho de que la actividad económica “se ha reducido mucho”, aunque “la posición geoestratégica de los puertos influye de manera determinante” y la irrupción de Asia ha sido “importante”.

Es preciso “tener una posición activa para la consecución de tráficos”, apunta Atutxa. “No es cuestión de esperar, sino de acercarte al mercado global a tratar de demostrarles que geoestratégicamente estamos bien posicionados para convertirnos en un nodo logístico en el norte de Europa y, a su vez, tenemos unas infraestructuras en el puerto que posibilitan que cualquier buque se pueda acercar a Bilbao”, ha añadido.

El presidente de la Autoridad Portuaria ha detallado que las exportaciones “han crecido mucho” debido a sectores como productos energéticos, máquina-herramienta y automoción, mientras que, en las importaciones, “se han reducido muchísimo porque el consumo ha bajado” en sectores como papel y pasta o gas, éste último con una caída del 25,75%.