e-commerce-omnicanalidad

Los consumidores esperan una experiencia de compra fácil, rápida y personalizada.

Tras más de una década en España, Manhattan Associates ya trabaja con más de 20 empresas de renombre pertenecientes a los sectores de la moda, la alimentación, el comercio minorista y la distribución.

La mayoría de ellos utilizan su Solución de Gestión de Almacenes, WMS por sus siglas en inglés, aunque otros han optado por utilizar sistemas para la gestión del transporte u orientados a la omnicanalidad.

En este sentido, el crecimiento del comercio omnicanal en el mercado español ha supuesto una gran oportunidad para este especialista en la cadena de suministro, que gracias a su inversión permanente en I+D, ha conseguido dar respuesta a las nuevas necesidades del mercado con soluciones adaptadas a las demandas de sus clientes.

Para Jacky Marolleau, su director de Ventas para el Sur de Europa, «la necesidad de mejorar la velocidad, la eficiencia, la visibilidad y la rendición de cuentas en el entorno omnicanal repercute hoy en día en toda la cadena de suministro e influye significativamente en las operaciones del almacén«.

Su misión es ayudar a los minoristas a cumplir con los pedidos realizados a través de los distintos canales y coordinar las diferentes tecnologías de robótica o automatización utilizadas, sin olvidar la importancia de la «fuerza laboral humana«.

Todo ello requiere de una «capa de integración cada vez más sofisticada» para anticiparse a la carga de trabajo en los almacenes. Así, recientemente se ha convertido en la primera compañía en incorporar un Sistema de Ejecución de Almacén dentro de un WMS «para organizar eficientemente el flujo de trabajo«.

Adaptación al comercio omnicanal

Los consumidores, cada vez más exigentes, esperan «una experiencia de compra fácil, rápida y personalizada«. Por este motivo, es fundamental «gestionar de forma efectiva el viaje del cliente en cada uno de los puntos de contacto«, tanto físicos como en el entorno ‘on-line‘.

jacky-marolleau-manhattan-associates

Para Marolleau, la necesidad de mejorar la velocidad, eficiencia y visibilidad en el entorno omnicanal repercute en toda la cadena de suministro.

La clave para que esto se cumpla es conseguir desarrollar «una gestión holística», tal y como señala Marolleau. En la actualidad, el comprador omnicanal espera poder comprar desde donde quiera y recibir el pedido donde prefiera, por lo que «un comerciante que no se comprometa o no se adapte al comercio omnicanal ya se está quedando atrás«.

En los últimos años, son muchos los minoristas que han tratado de «optimizar sus operaciones de front-end, particularmente su oferta de comercio electrónico«, pero como afirma el director de Ventas para el Sur de Europa, puede apreciarse cómo recientemente «han dirigido su atención a los procesos de back-end con la intención de mejorar su omnicanalidad«.

La transformación digital y la implementación de nuevas soluciones y servicios suponen una oportunidad para que las empresas puedan «subsanar sus carencias y situar al cliente en el centro de sus estrategias«, que han de pasar necesariamente por la expansión de la omnicanalidad, la entrega a domicilio desde la tienda, la simplificación del proceso de devolución y la introducción del Internet de las Cosas.