La normativa de la Unión Europea para el control de emisiones de azufre en las áreas ECAs, en vigor desde el pasado 1 de enero de 2015, no está teniendo un impacto tan negativo para el sector marítimo como el que la industria predijo a mediados del pasado año, debido en gran medida al desplome de los precios del crudo, que han supuesto descensos en los precios del combustible marítimo.

No obstante, no se puede decir que las nuevas normas no han afectado al sector, según indican desde la Asociación de Navieros Españoles Anave, ya que los buques que además de navegar por las zonas ECAs lo hacen en otras rutas se ven obligados a cambiar de fuel oil a gas oil, con las complicaciones que ello implica.

Además, el Short Sea Shipping cuenta con un problema añadido, y es que la caída en el precio del petróleo también ha traído consigo el descenso en los precios de los carburantes de automoción. Así, sólo en España, el precio del gasóleo que los transportistas por carretera adquieren en los surtidores ha descendido un 18% durante 2014. 

Si bien se trata de un descenso menor que el de los combustibles marinos, ya que estos están libres de impuestos, aquellas líneas en las que existe una alternativa de transporte por carretera ven su viabilidad económica sensiblemente amenazada, debido al descenso adicional de tarifas que hoy pueden permitirse los transportistas.

Descenso del combustible marítimo

Con motivo de las grandes inversiones necesarias para instalar depuradores de gases de escape (scrubbers), así como a la incertidumbre en torno a la utilización de GNL como combustible, la mayoría de los armadores han optado por utilizar gas oil o diesel oil de bajo contenido en azufre en las ECAs, combustible con un precio un 55% superior al del fuel oil.

Sin embargo, el desplome de los precios del crudo ha hecho posible que la factura energética para los armadores no haya aumentado como se preveía hace seis meses.

evolucion del BWI en los ultimos 12 meses

Según datos de Bunkerworld, que recoge la evolución BWI (Bunkerworld Index), un índice ponderado diario compuesto por los precios del combustible en 20 puertos clave, seleccionados por tamaño, con referencia a su importancia geográfica, los precios de los combustibles marinos han descendido considerablemente desde julio de 2014.

En concreto, el fuel oil lo ha hecho más de un 50%, pasando de los 620 dólares por tonelada registrado en julio hasta los 299 dólares en los que se establecía el 7 de enero. Por su parte, el precio del diesel oil ha descendido un 30%, pasando de los 920 a los 610 dólares por tonelada.

Así, el combustible válido para la navegación en las ECAs se establece en la actualidad a un precio similar al del fuel oil pesado en julio del ejercicio anterior. 

Además, los armadores que optaron por adelantarse a las nuevas normas invirtiendo en scrubbers también están ahorrando unos 300 dólares por tonelada de combustible, siendo esta la misma cantidad que preveían hace unos meses.