Autopistas gallegas

Fomento continúa con el plan de trasladar el tráfico pesado a las autopistas.

El plan puesto en marcha por el Gobierno para trasladar el tráfico de vehículos pesados desde las carreteras nacionales a las autopistas, que se conoció el pasado mes de enero y del que recientemente se ha sabido que comenzará a aplicarse en el segundo trimestre de este 2015, se extenderá sobre un total de 16 tramos y 1.300 km.

Así lo ha señalado este martes 10 de febrero la ministra de Fomento, Ana Pastor, tras recordar que el objetivo de la medida es evitar la congestión de las carreteras convencionales, mejorar la seguridad vial y disminuir los costes.

Este proceso ya se ha puesto en marcha en Cataluña con unos «resultados excelentes» en la AP-7, donde se ha desviado el tráfico de camiones pesados con una bonificación del 50%, medida anunciada por Fomento en diciembre de 2014.

En el mismo sentido, desde la DGT recordaban a finales de enero en Madrid “dos ejemplos magníficos” de estas actuaciones, las realizadas en Cataluña para la NII y en Castellón en la N34O, en las que en los últimos dos años la obligatoriedad de que el tráfico pesado circule por las autovías anexas “ha erradicado los accidentes mortales en dichas carreteras”.

Críticas al proyecto

Desde que se conoció la iniciativa, diversas organizaciones de transportistas, entre ellas la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), se han opuesto frontalmente a que se les prohíba circular por algunos puntos.

No obstante, los transportistas dejan abierta la cuestión ante posibles soluciones, como la existencia de una subvención al peaje siempre que se deje al conductor la elección de usar la autopista o la carretera convencional.

Por otro lado, también desde el PSOE han criticado la medida en los últimos días, asegurando que el Gobierno utiliza como argumento la seguridad vial y la congestión de las carreteras nacionales con el único fin de subvencionar las pérdidas de las autopistas de peaje en quiebra.