Según Nominalia, empresa española de dominios, hosting, protección de marca online y otros servicios de presencia en la red, las exportaciones se han mostrado como una de las principales vías de negocio para las empresas españolas desde que comenzase la crisis, con el consiguiente descenso en el consumo interior.

En este sentido, los datos recogidos por la empresa apuntan a que 2014 marcará un nuevo récord para las ventas españolas en el exterior, en virtud de los últimos datos disponibles, correspondientes al pasado mes de octubre, con un crecimiento del 2,1% respecto al mismo periodo de 2013. En cuanto a los principales mercados internacionales de productos españoles, las ventas en la UE han vuelto a crecer y ya representan un 63,6% del total, con especial importancia de los países de la zona euro.

Sin embargo, el ritmo de crecimiento de las exportaciones se ha visto ralentizado respecto a 2013, cuando crecieron un 5,2%. En un contexto como éste, el e-commerce resulta una herramienta fundamental para seguir ampliando el negocio exterior de las empresas españolas, dado su ritmo de crecimiento y en vistas a que las exportaciones «tradicionales» muestran signos de ralentización respecto al periodo 2008-2013.

A pesar de estos datos, la facturación del comercio electrónico en España mantiene un incremento sostenido próximo al 20% anual, por lo que «que seremos el país que liderará el ritmo de crecimiento del e-commerce en Europa hasta 2017”, añade la empresa.

Además, los principales países receptores de las ventas internacionales de España, como son el caso de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Estados Unidos, también figuran entre los principales mercados de e-commerce y los que continúan mostrando mejores perspectivas de crecimiento. El mercado español de compradores on-line está compuesto por unos 17 millones de usuarios, frente a los 250 millones de Europa y los cerca de 350  millones de China.

E-commerce y la internacionalización de las pymes 

La importancia del e-commerce dentro de las exportaciones españolas queda reflejada en datos como los proporcionados por Paypal para el ejercicio 2013 en España, cuando las ventas internacionales supusieron el 25% de su volumen total de pagos, con un crecimiento muy superior al de su negocio interior. Esta pasarela de pagos es una de las opciones más elegidas por los compradores en Internet a nivel mundial y también por las pymes españolas como uno de los métodos de pago en sus tiendas on-line.

Precisamente en el caso de las pymes, el e-commerce se revela como una valiosa herramienta a la hora de afrontar la internacionalización de su negocio, puesto que en la mayoría de los casos estas empresas no pueden  hacer frente a los costes derivados del inicio de operaciones en el exterior de una forma tradicional, como pueden ser la constitución de filiales, la apertura de delegaciones comerciales o las inversiones en instalaciones y equipos necesarios para iniciar actividad en un país extranjero.

No obstante, desde Nominalia se recomienda que, antes de recurrir al e-commerce como una herramienta de internacionalización, exista una experiencia previa en el mercado nacional, «con el fin de probar y mejorar todos los procesos que afectan a este área de negocio».

Así, sólo cuando una empresa ha testado suficientemente la calidad de su servicio de comercio electrónico en el mercado doméstico, «se puede decir que está preparada para dar el salto al exterior”. A pesar de ello, las perspectivas para el e-commerce en España «son excelentes», gracias a los hábitos de consumo de los españoles, de los 9 de 10 ha comprado a través de Internet y un 23,5% declara hacerlo de forma muy habitual, según una encuesta realizada por la propia empresa.