El e-commerce es la mejor opción para internacionalizarse

Es un hecho que con una baja inversión inicial el e-commerce permite a una empresa mantener una tienda abierta durante las 24 horas, con la posibilidad de acceder a compradores de cualquier lugar del planeta.

Los procesos de internacionalización pueden verse fomentados mediante el uso del comercio electrónico. En el contexto actual de crisis, en el que en muchas ocasiones el mercado local no es suficiente para sustentar los gastos de una empresa ni su correcta evolución, es en estos casos en los que el e-commerce se convierte en una herramienta adecuada para lograr la internacionalización de un negocio local.

Un sitio de comercio electrónico es la llave para abrir una ventana disponible los 365 días del año durante las 24 horas de cada jornada, sin limitaciones geográficas, temporales, de disponibilidad de personal o cualquier otra cuestión que pueda afectar a los procesos de venta.

El impacto que se logra, en muchos casos con una pequeña inversión, permite pasar de una situación comprometida a beneficiarse  con la actividad de una tienda online con millones de visitas.

Cabe destacar, que el uso de la telefonía móvil amplía aún más las alternativas de intercambio y de compra, junto con la posibilidad de interacción con el cliente.

Además la dependencia que tienen muchas empresas españolas del mercado local, que en algunos casos llega hasta el 60%.

Si se tiene en cuenta que el mercado español representa el 2% del mundial, el escenario no parece muy interesante para concentrarse solamente en las ventas locales. En consecuencia, el aprovechamiento de tiendas online con verdadera interacción con los consumidores parece ser la salida para que las pymes puedan seguir creciendo.

El e-commerce acude en ayuda del sector logístico

Precisamente el aumento a doble dígito de las ventas a través de Internet está evitando en los últimos dos años, la debacle del sector logístico, que acumula caídas del negocio de entre el 3 y el 5 %, un retroceso que podría haber sido “dramático” de no ser por el comercio electrónico.

Un sector, el de las ventas online, que necesariamente debe de encontrar soluciones para dar respuesta a sus necesidades logísticas que le permita posicionar las ventas a clientes dispersos, con un servicio alineado con las espectativas de estos clientes, en calidad de servicio, plazo  y a unos costes razonables, que permitan mantener la ventaja del canal online frente al tradicional.

La actividad relacionada con el comercio electrónico, que ya representa entre el 10 y el 12% del volumen total del sector, que ronda los 40.000 millones de euros.

Precisamente esa internacionalización que se propugna como posible solución a los males derivados de la caída del mercado interior, vuelve a ser la solución posible a un sector como el logístico, en el que la tasa de internacionalización de las empresas españolas de logística y transporte es aún muy baja.