El e-commerce crece exponencialmente en todo el mundo, y España no es ajena a este fenómeno. Las ventas on-line crecieron en 2016 el 25% y para este año el aumento puede ser del 30%, consecuencia de que hasta un 70% de los usuarios de internet, efectúa compras on-line.

Para este año de 2017, se espera que el e-commerce mueva en Europa 602.000 millones de euros, 28.000 de los cuales los aporta España, el cuarto país del continente en facturación. Y esto no ha hecho más que empezar.

De hecho, según Claude Piwko, director general de DHL Parcel Iberia, el e-commerce en España en este momento «es un mercado atractivo», con un alto crecimiento y la «penetración compradora» en el e-commerce español, es todavía inferior «a otros mercados más maduros«. Tomando el indicador de «paquetes per cápita«, mientras que Alemania está en un índice de 20, España está aún en el 2.

«Hay quitar el foco a la entrega domicialiaria»

Esta situación, junto con «una falta de capacidad» para atender la creciente demanda, lleva al responsable de la filial del Correo alemán a afirmar que «el actual, es un buen momento para entrar en este mercado en España«.

DHL Parcel llega al mercado español con el destinatario como foco real, y al que hay que ofrecer control, dar todas las opciones en las entregas, y flexibilidad, ampliando las franjas horarias en las entregas, has ta las 21:00h los días laborables y hasta las 14h los sábados.

No obstante, entre el modelo a desarrollar por parte de DHL Parcel, dentro del servicio de entregas para e-commerce que se inició en el mes de julio, figura un modelo que apuesta por «quitar el foco a la entrega domicialiara«, potenciando otras fórmulas, como el uso de puntos de recogida.

La red actual en España, la integran 2.800 puntos, si bien el concepto más importante es el de la «regla de los 10 minutos», según la cual lo ideal es que cualquier cliente encuentre en entornos urbanos un punto de entrega en un radio de 10 minutos andando, o en el entorno rural, de 10 minutos en coche.

Equipo directivo de DHL Parcel Iberia, con Claude Piwko, director general, Francisco Mohedano, director de proyectos y Daniel Pastrana, product manager B2C (de izda. a dcha.).

Equipo directivo de DHL Parcel Iberia, con Claude Piwko, director general, Francisco Mohedano, director de proyectos y Daniel Pastrana, product manager B2C (de izda. a dcha.).

En este contexto, DHL Parcel, que se constituyó como empresa en España a principio de año, ha ampliado durante 2017 sus servicios y ha mejorado su red y sus infraestructuras de transporte terrestre tanto a nivel nacional como internacional para adaptarse a las necesidades del nuevo mercado de e-commerce.

Europa como mercado único

Con el objetivo de consolidarse como uno de los principales proveedores de comercio electrónico en España, donde cuenta con 67 centros operativos, 2.800 puntos de entrega y una flota de 2.500 vehículos.

La filial española es ya la tercera con mayor facturación, solamente por detrás de Reino Unido y Holanda, dejando aparte Alemania donde se entregan diariamente una media de cuatro millones de envíos, lo que proporciona un «conocimiento de mercado» y una «excelencia operativa» que se comàrte con el resto de mercados.

Por eso, la nueva división del operador se ha constituido para dar respuesta al mercado europeo, a través de la «Red Parcel Europe«, con cobertura en 26 países y que considera Europa como un mercado único, que acumula el 93% de las exportaciones de e-commerce.

Los nuevos modelos de negocio exigen una actualización de los servicios para adaptarse a un entorno cada vez más exigente y potenciar su oferta, por lo que el operador intenta constantemente mejorar la experiencia de usuario en el proceso de compra on-line, con servicios cada vez más especializados para el segmento B2C.

Para ello, está previsto invertir 100 millones de euros hasta 2020, en tecnolología y nuevas instalaciones con sistemas de mecanización, que eliminen los actuales cuellos de botella, que suponen en algún caso la capacidad de clasificación de los sistemas actuales.